ENEAGRAMAS

En la tradición hebrea, el ser humano es designado como A.D.M. (Adán). Cabalísticamente le corresponde el número 9 (Aleph = 1, Daleth = 4, Mem = 40; 1+4+40 = 9). Por ello, cualquier aspecto psíquico o fisico relacionado con el ser humano puede plasmarse en un eneagrama.